Domingo Monterrosa

Memorias del TCnel. Art. DEM Domingo Monterrosa Barrios. Héroe, estratega militar y aguerrido soldado Salvadoreño comprometido con el pueblo, sus tropas, la Fuerza Armada y la constitución de la República de El Salvador

Sunday

9

June 2013

1

COMMENTS

TRAICIÓN A LA FUERZA ARMADA

Written by , Posted in Editorial

Traicioin a El_Salvador

El blog de Domingo Monterrosa no es responsable de la opinión de sus colaboradores y los comentarios de sus visitantes.

Por Guido Miguel Castro

Sorprendentemente, un grupo de personas que pertenecieron a la Institución Armada, presididos por los señores René Roberto López y Néstor Bonilla, han conformado el llamado “Consejo Asesor para la Defensa Nacional” para “asesorar a la fórmula presidencial del FMLN en materia de seguridad nacional”.

El hecho que nueve ex–oficiales o ex–jefes militares aparezcan junto a dos antiguos guerrilleros, clasificados internacionalmente como terroristas, responsables de asesinatos como los del Dr. Carlos Antonio Herrera Rebollo, ministro de educación, el Dr. Antonio Rodríguez Porth, canciller de la República y el Fiscal General de la República, Roberto García Alvarado, de ejecutar más de mil combatientes del FMLN, de miles de niños mutilados por las minas y por supuesto, de cientos de ataques y ejecuciones sumarias a miembros de la Fuerza Armada.

Más de cien mil soldados lucharon a lo largo de la guerra, derramando su sangre, sudor y lágrimas por defender la institucionalidad del país, por no permitir que el país cayera en el totalitarismo que pretendían imponer el eje La Habana-Managua-Moscú, en esos aciagos años de la guerra fría.

Actualmente esos soldados, que defendieron a su Patria y que permitieron que ahora vivamos en libertad, luchan todavía por una indemnización justa a su sacrificio.

Por otro lado, nueve personas, que un día juraron defender la Patria aun a costa de su propia vida, ahora se sienten a asesorar a dos que fueron no solo sus enemigos, sino los enemigos de la Patria, de la libertad y de la democracia, eso es inaudito y traición al sacrificio de todos los hombres de la Fuerza Armada.

Es una traición a la pléyade de los héroes nacionales, presididos por Domingo Monterrosa Barrios, Azmitia y Calito, y que incluye hasta el último soldado desconocido que no tiene ni siquiera una tumba en la que se le pueda rendir homenaje póstumo.

Pero esto no es extraño, los terroristas siempre intentaron infiltrar las filas de la Fuerza Armada, y por lo visto lo lograron, ahora están saliendo del clóset y están mostrando lo que realmente son, por supuesto, con pensión de retiro del IPSFA y el grado militar que alcanzaron.

El FMLN, desde las negociaciones que precedieron a los llamados Acuerdos de Paz, intentaron eliminar a la Fuerza Armada, pero solo lograron eliminar a los Cuerpos de Seguridad (con cuya presencia no hubiéramos llegado a estos niveles de delincuencia con las maras) y los Batallones de Reacción Inmediata; también presionaron para formar una comisión de depuración de la Fuerza Armada y la espuria “Comisión de la Verdad” que cargó los dados contra la Fuerza Armada.

Y así como no han renunciado a la formación de un estado socialista, como lo expresan los estatutos de su partido político, inscrito por decreto ejecutivo y no por la vía legal, tampoco han renunciado a destruir a la Fuerza Armada, ya sea haciéndola desaparecer o convirtiéndola en un ejército miliciano, al servicio del llamado Socialismo del Siglo XXI, como en Venezuela.

En otras palabras, estos señores, traidores a sus antiguos compañeros de armas, ahora se pretenden erigir como los verdugos que darán el tiro de gracia a la Fuerza Armada.

La formación del militar debe girar en torno al honor y a la lealtad, vivir con honor y actuar con lealtad a sus compañeros, sostener y defender un juramento hecho ante el Pabellón Nacional y guardar lealtad a otros que sacrificaron hasta la vida para que sus compañeros sigan viviendo y lo hagan en libertad.

Indudablemente, la historia juzgará a los traidores como lo ha hecho con Judas por los siglos de los siglos.

1 Comment

  1. Carmen Mesa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *