Domingo Monterrosa

Memorias del TCnel. Art. DEM Domingo Monterrosa Barrios. Héroe, estratega militar y aguerrido soldado Salvadoreño comprometido con el pueblo, sus tropas, la Fuerza Armada y la constitución de la República de El Salvador

Sunday

31

December 2017

0

COMMENTS

En Memoria de Domingo Monterrosa Barrios y “Pepe Marimba”

Written by , Posted in Historias/Prensa

EN MEMORIA DEL EXIMIO CORONEL D.E.M. DOMINGO MONTERROSA BARRIOS

Yo, JOSE RAFAEL MUNOZ AMAYA nacido en la ciudad de Berlín, en el Departamento de Usulután, allá por el año de 1938, quiero referirme a mi inolvidable amigo, al Teniente Coronel Domingo Monterrosa Barrios, quien también nació en aquella bella ciudad de cafetales de esmeralda, cuajados de estrellitas blancas y de frutos escarlata, un cuatro de agosto de 1940.

Como todos los niños, que no saben de las artimañas, ni vicios, ni falsedades de los adultos, fuimos creciendo en medio de un ambiente que amanecía todos los días nutriendo nuestras inquietudes, reduciéndonos el espacio para nuestras travesuras y ayudándonos a creas nuevas formas de gozar esta vida.

A pesar de haber venido dos años antes que mi amigo, él iba siempre adelante; en la escuela me aventajaba dos grados. Cuando yo hacia mi segundo grado el ya estaba en cuarto y cuando el estaba en sexto grado, yo apenas estaba en cuarto. Bien recuerdo a nuestros maestros de la escuela primaria: la Señorita Catalina Morales, la Niña Bertha Cruz y Victoria Reyes, Don Chepe Marroquín, Don Gilberto Murcia, Don Meme Balcaceres, Don Omar Flores y otros. ¡Pobres maestros!

De cuando en vez me invitaba a comer a su casa y sus padres Dona 0tilia y Don Tomas se alegraban de las ocurrencias de su hijo de llevarles un comensal extra. Ha, tiempos!

Aprendimos juntos la doctrina para hacer nuestra Primera Comunión, el entonces Seminarista y después Coronel Pastor Bonilla, nos ensenaba el catecismo en la Iglesia de Berlín a la que llegabamos después de las clases en el Grupo Escolar Meardi. ¿Te acordas Domingo, cuantos tamales, marquesotes, y leche con chocolate comimos?

Juntos íbamos a ver los nacimientos en el mes de diciembre. Juntos también en la Semana Santa, recuerdo como nos velamos de arrechitos vestidos de ciriales; nos poníamos un camisón blanco y llevábamos los palos con una candela encendida. En las fiestas de mi pueblo, en el mes de marzo, íbamos a ver las carreras de cinta a caballo (en aquel tiempo al ganador de las carreras, las muchachas bonitas de pueblo Ie ponía una banda atravesada el pecho) pues nosotros también, buscábamos varas de café o de bambú, y esos eran nuestros caballos. Hacíamos nuestra fiesta aparte. El era el que más ganaba. Íbamos al cine a ver películas de vaqueros, las de Tarzán nos gustaban más, y también veíamos las de Cruz Diablo. Por el cine aprendíamos a jugar también de vaqueros; nosotros éramos los bandidos y desde entonces, el era siempre el tipo. Desperdiciábamos muchas municiones y el nunca moría.

Tanta felicidad se disipaba poco a poco, forzosamente íbamos creciendo y definiendo cada quien el camino que la vida tenia reservado. Como que la felicidad nos la habían prestado y había de devolverla a otros niños.

Alla por el año de 1951, por culpa del terremoto que destruyo la ciudad de Jucuapa, junto con mis padres nos vimos en la necesidad, por motivos de trabajo de trasladarnos a esa población. Muchos años pasaron para que yo pudiera adaptarme a otro ambiente; hacer nueva vida, nuevos amigos, en aquella desolación, tu ya enfilabas para la capital a proseguir tus estudios en el Liceo Salvadoreño y posteriormente en la escuela militar.

El tiempo que nadie lo detiene nos había alejado, pero el mismo tiempo se encargaría de volvernos a encontrar. Ya tus eras un joven con 18 cholotones años y yo con 20. Se celebraba el primer Carnaval de San Miguel y allí nos vimos. Siempre el mismo, sin cambios mas que la contextura física que dan los años y tus ejercicios escolares. La característica afable, bonachón alegre y bromista no habían desaparecido. Eso me sirvió para visitar siempre al amigo de infancia donde el estuviera: en la Guardia Nacional, en la Fuerza Aérea, en la Policía Nacional, en el Batallón Atlacatl o en la Tercera Brigada de San Miguel. Cuanta amabilidad. Cuanta alegría siempre por cualquier motivo llegaba a verlo. Casi siempre para pedirle favores y jamás vi la mínima expresión de desagrado.

Guardo muy bien las fotografías que le tome junto al Embajador de los Estados Unidos en El Salvador, cuando llego a Berlín y Domingo prestaba vigilancia con el Batallón Atlacatl. Nos volvimos a ver en la ciudad de Jucuapa cuando llego a desalojar insurgentes que se había apoderado de aquella población. Recuerdo que con mucha confianza me pidió que le consiguiera un poco de café y pan para mitigar la difícil jornada. Con que placer los hice. ¡Era un especial servicio a mi amigo de infancia!

Fue en San Miguel, en el local de la Tercera Brigada que cambiamos los últimos recuerdos de nuestra infancia. Me dijo: “Visítame mas seguido!”. Le prometí llegar de vez en cuando, pues a San Miguel nos lo visitaba muy a menudo.

Veámonos, me dijo, cuando estemos celebrando el centenario de Berlín en el año de 1985, y recordemos con todos los cheros nuestras carreras de cinta, los bandidos y tipos, los ciriales, los caballos de palo, y todo aquello que nos hizo niños.

Ya no volví a verlo. Un 23 de octubre de 1984, a las 5 de la tarde, la noticia de su muerte, me helo la sangre. Mis ojos extremadamente abiertos no podían ver más; el llanto me cegaba. ¡Mi amigo muerto! ¡Imposible! La radio, la TV y los diarios confirmaron la noticia.

Domingo no esta muerto. Vive entre nosotros, porque es parte nuestra. Diles a todos que nos fuimos amigos, fuimos hermanos. Dile que, por tu valentía de soldado, tu gloria de héroe, fuiste el mas grande, el mas respetado y el mas querido por todos. Aun siendo adulto, eras un niño amigo: sin nada de lo que a los hombres deshumaniza.

Amigo Domingo, nos veremos pronto. Y allá volveremos a ser niños.

NOTA: Jose Rafael (también conocido como Pepe Marimba) murió durante el conflicto al tratar de remover una bomba colocada por terroristas del FMLN debajo de un vehículo estacionado frente a su casa en San Salvador. Jose Rafael estaba tratando de proteger a su madre quien tenía amputada sus dos piernas debido a la diabetes y quien reposaba en una de las habitaciones frente a la calle. Valientemente Jose Rafael vio como los terroristas colocaron la bomba. El salió a la calle para removerla del vehículo. La bomba le exploto en sus manos. Murio como un heroe.

Friday

25

December 2015

1

COMMENTS

SI NO HUBIERA MUERTO DOMINGO MONTERROSA

Written by , Posted in Editorial

¿CÓMO HABRÍA SIDO EL SALVADOR SI NO HUBIERA MUERTO DOMINGO MONTERROSA EN LA GUERRA?
Por Guido Miguel Castro

El blog de Domingo Monterrosa no es responsable de la opinión de sus colaboradores y los comentarios de sus visitantes.

La muerte heroica del Teniente Coronel Domingo Monterrosa Barrios, tomó de sorpresa a todo el mundo: a los gobernantes de turno, a la Fuerza Armada, a los asesores militares norteamericanos, a la población en general, a la opinión pública nacional e internacional y a los mismos terroristas del FMLN a quienes se les ocurrió adjudicarse la muerte a través de una estrategia que nunca existió.

El Coronel Monterrosa enfrentó menos de los primeros cuatro años de guerra, pero de haber seguido comandando sus tropas, seguramente la guerra habría terminado con una victoria contundente sobre los terroristas en unos dos o tres años más, quizás hubieran quedado algunas bandas terroristas desperdigadas en el territorio nacional, pero sin otorgarles a los terroristas todas las concesiones que el gobierno de turno, durante la firma de los acuerdos de paz, les concedieron.

La victoria militar habría permitido invertir los millones de dólares de asistencia militar que se gastaban durante la guerra y mucho más, en proyectos de desarrollo y reconstrucción de la economía nacional.

Los actos heroicos de Domingo Monterrosa hubieran inspirado a los nuevos oficiales para actuar en su relación con sus tropas y en el teatro de operaciones como lo hacía él.

Él nunca hubiera aceptado cargos políticos en el Ministerio de Defensa, de hecho, ya los había rechazado, y aun retirado, habría seguido siendo instructor militar, porque esa era su vida. Sacarlo de la vida militar habría significado probablemente su muerte gradual.

Hombre honrado y sin vicios, nunca se habría retirado para ser “hombre de negocios”, ni a disfrutar de dineros mal habidos. Habría vivido de su pensión oficial, gozado de sus nietos, y seguramente, les habría inspirado el seguir la vida militar.

La presencia de Domingo Monterrosa habría sido inspiradora para las nuevas generaciones de oficiales, seguramente habría formad parte del cuerpo docente de la Escuela Militar y de las unidades especiales.

Habría velado por los derechos de todos los veteranos de guerra, y estos no habrían tenido necesidad de andar mendigando beneficios como lo hemos observado durante muchos años.

Si la paz hubiera llegado con la victoria militar la izquierda no habría tenido la oportunidad de crecer como ha crecido, ni habrían podido manipulado los organismos internacionales para señalar a la Fuerza Armada como la mala de la película, cuando fueron ellos los que derramaron la primera sangre cuando asesinaron a dos Guardias Nacionales en el Hospital Bloom, comenzando la vorágine de violencia que duró hasta 1992 y que ahora ha tomado un giro social.

De no haberse alargado tanto tiempo la guerra no se habrían destruido los valores ni la familia salvadoreña. Los salvadoreños habrían continuado en su terruño y no existirían tantos emigrantes en tierras extranjeras.

Domingo Monterrosa hubiera sido un referente moral en la vida nacional y habría señalado con valentía los abusos y la corrupción de los políticos. Seguramente algún partido lo habría propuesto como candidato a la Presidencia de la República, aunque nunca fue esa su aspiración, y fácilmente habría ganado frente al desgaste de la clase política. Si eso se hubiera dado, seguramente habríamos tenido una nueva era de desarrollo y progreso como el período que vivimos entre 1932 y 1979.

Sin embargo Dios tenía otro destino para Domingo Monterrosa: morir en la gloria del heroísmo, morir en el cumplimiento del deber, compartiendo con sus soldados hasta el dolor de la muerte en acción.
Monterrosa nació para vivir con gloria en la posteridad. Por más que sus enemigos intenten ensuciar su memoria, la verdad siempre se impone en Domingo Monterrosa Barrios.

No era su destino ser político, no era su destino la Presidencia de la República, su destino era ser soldado, ser el mejor soldado de la historia y convertirse en el modelo a seguir por las presentes y futuras generaciones de soldados en El Salvador y en el mundo. De hecho, se ha convertido en un referente necesario en la ciencia militar, especialmente en la formación de las Fuerzas Especiales.

El lema “Por la Patria y con Dios”, constituye un resumen perfecto de sus ideales: la entrega total a los ideales de la Patria como una vocación recibida de Dios desde el inicio de su exigencia, protegiendo al inocente y castigando con toda la fuerza y contundencia necesaria a los enemigos de la Nación.

La realidad nos muestra a nuestro Héroe en la plenitud de su dimensión militar y humana, un hombre que ha pasado a la posteridad como ejemplo a seguir y cuya memoria hay que respetar y resguardar.

¡Por la Patria y con Dios!

Friday

18

December 2015

0

COMMENTS

DOMINGO MONTERROSA BARRIOS: EL HÉROE

Written by , Posted in Editorial

domingo_monterrosa_el_heroeDOMINGO MONTERROSA BARRIOS: EL HÉROE
Por Guido Miguel Castro

El blog de Domingo Monterrosa no es responsable de la opinión de sus colaboradores y los comentarios de sus visitantes.

Desde hace algún tiempo no escribo sobre mi Charly Monterrosa, pero no es porque había dejado de pensar y analizar su figura histórica dentro de nuestra gloriosa Fuerza Armada, sino porque he estado reflexionando sobre su faceta como Héroe del Ejército Salvadoreño (Héroe con mayúscula), no como un héroe, sino como El Héroe.

Todos los pueblos y las instituciones humanas necesitan exaltar las virtudes de aquellos que han sobrepasado el común denominador de los mortales. Necesitamos tener como modelos a seguir aquellos hombres que han sido capaces de trascender el anonimato y dedicaron toda su vida a algo tan simple como hacer las cosas bien, en orden y completas.

La vida militar se caracteriza por una exigencia superior a la vida de los civiles, pero dentro de estas exigencias, hay soldados que logran alcanzarlas en grado superlativo, más que por condiciones superiores, lo han logrado a fuerza de voluntad, de una voluntad férrea a toda prueba, que han superado el conformismo de simplemente pasar la prueba y luchan por hacerlo de manera lo más cercano a lo perfecto que puedan.

Domingo Monterrosa superó en primer lugar las condiciones de pobreza que a muchos los condena al conformismo de nacer y crecer sin ninguna aspiración. Salió del terruño en Berlín y llegó a graduarse de bachiller en uno de los mejores colegios de la época, el Liceo Salvadoreño.

Decidió, luego de una profunda reflexión, seguir la carrera de las armas en la gloriosa Escuela Militar “Capitán General Gerardo Barrios”. No era el cadete de mejor porte ni condición física, pero era el que más valor e hidalguía tenía. Desde que tomó su decisión empezó a amar su profesión, con un amor tan profundo que trascendió en amor Patrio, y conociendo el peligro que corría, nunca escatimó esfuerzo alguno en cumplir su deber como soldado, aún a costa de su propia vida. Le ofrecieron cargos de escritorio que lo alejarían de la primera línea de fuego, pero antes que Coronel él sabía que era soldado y por ningún cargo dejaría a sus soldados, a quienes amaba como a sus propios hijos, porque junto a ellos luchaba, sufría, lloraba, comía, se cansaba y los acompañaba al campo de batalla, al hospital o al cementerio.

Salió al encuentro de la muerte muchas veces, hasta que le tocó el turno de acompañarla. No le temía. Él había sumido no solo que como hombre debía morir algún día, sino que su muerte tenía que ser con honor, con gloria y en el cumplimiento del deber. Solo así puede ser la muerte del verdadero soldado.

Ese valor en enfrentar al enemigo y de enfrentar la muerte, solo puede hacerlo un héroe de su calibre.

Dentro de su formación militar buscó siempre la perfección, saber cada día más, ser el mejor en cada curso, superar sus propias limitaciones humanas, y de esa manera, poco a poco, se fue transformando en un ser fuera de lo normal, porque de esa manera podía exigir a sus subalternos, con quienes caminaba a la par, los animaba, les demostraba que no les exigía imposibles, y por eso sus soldados daban la vida por él y se enorgullecían de morir bajo su mando.

Monterrosa se ha convertido en el mejor referente de cualquier soldado, quizás en el modelo inalcanzable, pero es la referencia del auténtico soldado salvadoreño.

Domingo Monterrosa Barrios es el Héroe que nadie podrá expulsar del corazón de la Fuerza Armada. Podrán pretender borrar su nombre de las instalaciones militares, pero es imposible sacarlo de la mente y el alma de los oficiales que lo conocieron, que siguieron su ejemplo, que lucharon junto a él, ni de todos los nuevos oficiales que han conocido extasiados los relatos de sus acciones militares, del amor a su carrera militar y que sueñan con imitarlo.

Es el patriota por excelencia, el que nos ha demostrado que hay valores superiores a la fama y a las riquezas, y que vale la pena luchar por ellos. Murió pobre como lo hacen los verdaderos héroes, porque nunca tuvieron tiempo para ellos y se dedicaron solamente a cumplir su deber y a conducir a sus hombres solamente hacia la victoria, sin medias tintas.

Sus enemigos lo odian no solo por su capacidad operativa y táctica, por la contundencia de sus resultados y sus éxitos militares, sino, sobre todo, porque nunca podrán igualar su amor por la Patria ya que la historia ha comprobado que ellos actuando con odio de clases, solo buscaban los beneficios económicos del poder.

Domingo Monterrosa ha pasado a la gloria en la posteridad como el Héroe por excelencia, trazó el único camino que puede y debe seguir un soldado salvadoreño, y nos ha demostrado que el amor por la Patria pasa necesariamente por el sacrificio y el honor.

¡Viva Monterrosa por siempre en la memoria y el corazón de los verdaderos salvadoreños!

¡Por la Patria y con Dios!

Sunday

7

June 2015

0

COMMENTS

La Batalla de San Gerardo, San Miguel

Written by , Posted in Historias/Prensa

domingo monterrosa - san gerardo, san miguel

La Batalla de San Gerardo

En febrero de 1984 un grupo de tropas bajo el mando del Tte. Cnel. Domingo Monterrosa Barrios desalojaron delincuentes terroristas del FMLN que se habían ubicado entre San Gerardo y San Luis de la Reina en San Miguel, El Salvador. En esta operación se produjo una tragedia cuando dos helicópteros que transportaban a miembros del Batallón Aerotransportado de la Fuerza Aerea de El Salvador se accidentaron en vuelo justo antes de aterrizar. En el accidente fallecieron 28 miembros de la FAS. A pesar del percance la operación logro su objetivo.

A los soldados que perdieron la vida se les conoce como los Héroes de San Gerardo y en honor a su sacrificio se les dedico esta canción y este video

El blog de Domingo Monterrosa no es responsable de la opinión de sus colaboradores y los comentarios de sus visitantes.

A continuación presentamos el relato de Misael Ramos Culy sobre los hechos ocurridos en San Gerardo, San Miguel

Febrero 19 1984, Eran entre las 5:00 – 6:00 a.m., aún no había abandonado mi humilde cama, cuando escuché el zumbido de una avioneta, me puse de pie y salí al patio de nuestra humilde vivienda, alzé mi vista hacia el espacio aéreo Norte y divisé una avioneta del tipo O-2, conocida por nosotros como (La Carreta) y en este momento comenzó a disparar.

heroes-de-san-gerardo_domingo-monterrosa

La Prensa Grafica. Febrero de 1984. “28 Muertos Choque de 2 Helicopteros”

Sentí miedo pero seguí observando, escuchando a lo lejos el rugir de aviones de guerra, giré mi vista hacia el espacio aéreo Nor-Poniente y divisé dos aviones de guerra del tipo A-37. En ese momento se dejaron ir en picada y comienzaron a bombardear, me atemorizé, pero siguí observando, escuché el ruido de helicópteros y al girar mi vista hacia el espacio aéreo Sur-Poniente, divisé una columna de helicópteros aparecer entre los Cerros el Tecomatal y el Cerro el Tabor, por regaños de mi padre y por mi propia seguridad decido ponerme a salvo, pero antes salí a la calle y observé a los guerrilleros corriendo en forma descoordinada.

Después me introduje en mi refugio, pensé en la cantidad de guerrilleros que se encontraban en nuestro querido pueblo, el material bélico que poseían y el aparataje militar aéreo que había observado como presagio de un día infernal. Se escuchaban las ametralladoras disparar por todos lados, los morteros, las M-60 de los helicópteros, los disparos del O-2 y el rugir de los A-37, y no podía dejar de pensar en dos camiones cisternas (Pipas) que los guerrilleros habían robado en la Carretera Panamericana y llevados a nuestro San Gerardo, en realidad nunca supe ni nunca lo he sabido que tipo de combustible contenían, pero nuestra preocupación era que se tratara de gasolina y que una bomba o un disparo del O-2 impactaran en ellas.

Una de estas se encontraba en el lugar conocido como “El Pito” y la otra debajo de La Ceiba que se encuentra frente a la vivienda de la Familia Jovel Díaz. En unas dos o tres horas el ejército había tomado control de la población mientras a lo lejos se escuchaban los disparos. Decidimos abrir las puertas de nuestra humilde vivienda cuando un soldado encañonó a mi padre y le interrogó:

-¿Por qué tienes sangre en tus manos?
-Porque cuando comenzó el tiroteo, me encontraba destazando un cuche!
-El soldado le pidió que se lo mostrara, mi padre lo llevó a donde tenía el cerdo y el soldado al observar esto, le dijo: Continuá con tu trabajo, que ya todo está bajo control.

Ese día en San Gerardo, se vivió una historia de tipo Tragedia Griega, ya que dos medios hermanos se estaban enfrentando: Uno era Rafael Díaz (Catán) en el bando de la guerrilla y Hernán Díaz Trejo (Lacho) en el bando de la Fuerza Armada.

Heroes de San Gerardo, San Miguel. 28 aerotransportados fallecen en accidente aereo

Heroes de San Gerardo, San Miguel. 28 aerotransportados fallecen en accidente aereo

En esta historia, Rafael el guerrillero salió perdiendo al caer abatido a balazos en la carretera que de San Gerardo conduce hacia Nuevo Edén de San Juan a la altura del lugar conocido como el segundo paso. Allí los guerrilleros que perdieron la vida fueron recogidos y llevados al Cementerio Municipal en donde se les dio sepultura en fosa común. Cuando ya se encontraban los guerrilleros muertos amontonados, llegó al lugar el Sargento Díaz Trejo, pero en verdad, no sé a ciencia cierta si Lacho, se percató que entre los muertos se encontraba su medio hermano. Luego el ejército nos reunió en el parque, y quien se dirigió hacia nosotros fue el Tte.Cnel. Domingo Monterrosa Barrios, quien con lágrimas en sus ojos, informó que dos helicópteros habían colisionado en el espacio aéreo del cerro La Dispensa y que veintiocho militares habían perdido la vida, y dijo esta frase: “Al que le toca, le toca y cualquier día voy a quedar en un cerro de esos”, meses después, le tocaría a él, cumpliéndose sus proféticas palabras, pero no fue en San Gerardo, sino que en Joateca, Morazán.

Este día perdió la vida la Niña Joaquina, quien era la esposa del Sr. Modesto, a quien conocíamos como Modesto Reyes, ellos residían en la casa de la Hacienda del Sr. Tito Díaz, hoy en día propiedad del Sr. Rafael Díaz (Rafaelito Cruz), la Niña Joaquina fue alcanzada por un disparo del O-2, que se impactó en la vivienda.

La Sra. Virginia Orellana, quien residía en la casa que se encontraba en el desvío de la Hacienda Sierra Morena y Nuevo Edén de San Juan, fue alcanzada por otro disparo también pero gracias a Dios sobrevivió.

El Sr. Lisandro del Cid (Chaneco), cuando inicio el enfrentamiento, se encontraba enyugando sus bueyes y al refugiarse dejo a estos en la calle cerca de la vivienda del Sr. Bernita Padilla y un buey fue alcanzado por un disparo que le quitó la vida.

Los guerrilleros habían tomado como rehenes el día anterior, a seis hermanos Gerardinos y en su retirada, les dieron muerte en una forma víl y cobarde, entre ellos: el Sr. Abelino Díaz Ramos, a quien dejaron en una vivienda de la Hacienda el Amatillo y a los Sres. Dalio, Lazarito Esperanza, Toribio , Sra. Rosa Portillo. A todos (Q.D.D.G.) a ellos los dejaron en la ribera del Rio Jalála, a la altura del lugar conocido como Poza el Recodo.

Escrito por: Misael Ramos Culy

Friday

20

February 2015

0

COMMENTS

Montañas de Morazán: La Muda Verdad de El Mozote

Written by , Posted in Historias/Prensa, Operacion Rescate

 

Montañas de Morazán: La Muda Verdad de El Mozote

¿Sabes disparar?

Sí

¿Cuántos años tienes?

Trece*

*Extracto del video “Morazán: Territorio Liberado por el ERP”

En esta primera entrega  de “Montañas de Morazán: La Muda Verdad de El Mozote” se da respuesta a muchas de las preguntas que han surgido en torno al evento del caserio El Mozote ocurrido en diciembre de 1981. Por años la izquierda, organizaciones afines, pseudo-periodistas y equipos de propaganda alineados con el mal, han manejado una versión vulgar y desproporcionada de la realidad. Los testimonios y los resultados de una investigación realizada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, así como los datos de periódicos y libros de varios autores, arrojan una versión muy distinta a lo que los izquierdistas y sus troles gritan en el ciberespacio.

Hay que contar las cosas como son, por esa razón abordamos detalles poco conocidos de los hechos ocurridos en caserío El Mozote en diciembre de 1981.

¿Cómo comenzó todo esto que se habla sobre El Mozote?
Este mito inicia en diciembre de 1981 con nada menos que la radio propagandística de los insurgentes, “Radio Venceremos”, una emisora clandestina, capacitada para diseminar desinformación relacionada al conflicto que se vivía en El Salvador en ese entonces. La Radio Venceremos fue la responsable de tergiversar la realidad de lo sucedido en el caserío El Mozote, sacando así rédito propagandístico que ha explotado por décadas con la colaboración voluntaria o no voluntaria de medios internacionales tales como el New York Times. Como es bien conocido, la Radio Venceremos declaró masacre desde un inicio y así comenzaron sus esfuerzos por desprestigiar a la Fuerza Armada y al Gobierno que en esa época se encontraba en vísperas de recibir más asistencia militar y económica del gobierno de los Estados Unidos. Allí reside el fondo de la historia de El Mozote.

¿Qué es exactamente lo que ocurrió en el caserío El Mozote?
Hay que recalcar que difícilmente se podrán conocer todos los detalles de lo ocurrido en el caserío El Mozote porque los gobiernos en turno durante el conflicto y durante el proceso de negociación perdieron, desafortunadamente, la oportunidad de esclarecer bien los hechos y con eso contrarrestar la propaganda insurgente. Lo que si queda claro, después de investigar y recabar información de fuentes confiables, es que en el caserío El Mozote se dio un choque de gran magnitud entre insurgentes del ERP y fuerzas gubernamentales durante el desarrollo de un operativo militar.

Una de esas fuentes es el reporte ahora desclasificado y preparado en enero de 1982 por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América a través de la Embajada del mismo país en El Salvador. Dicho reporte concluyó lo siguiente con respecto al combate que se suscitó en el caserío El Mozote:

  • Quedó claro que los insurgentes (ERP) establecieron líneas defensivas en el caserío El Mozote.
  • Fue difícil establecer si hubo uso excesivo de fuerza por parte de las tropas del gobierno en contra de las personas que se encontraban en el caserío El Mozote.
  • Los insurgentes (ERP) no hicieron nada por proteger a los civiles que estaban en el caserío El Mozote a pesar de estar conscientes de la batalla que se avecinaba.
  • Civiles murieron durante la Operación Rescate (caserío El Mozote) pero no se encontró evidencia que confirmara el número de fallecidos que la radio propagandística del FMLN había divulgado.

En 1984 el TCnel. Domingo Monterrosa fue cuestionado por periodistas sobre el caso en el caserío El Mozote durante una conferencia de prensa. En dicha oportunidad, él manifestó que fuerzas del Batallón Atlacatl fueron emboscadas por insurgentes del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) cuando estos se aproximaban al caserío El Mozote durante el desarrollo de una operación militar en la zona. Como consecuencia, se estableció un fuerte combate que duró aproximadamente cuatro horas. Las posiciones defensivas de los terroristas fueron eliminadas en su totalidad luego del agresivo enfrentamiento.

La Prensa Grafica

Periódico La Prensa Gráfica publicado el 19 de diciembre de 1981

¿Cuándo sucedió lo del caserío El Mozote y cómo se llamó la incursión militar de la Fuerza Armada en Morazán?
Las acciones militares en el caserío El Mozote se dieron durante el mes de diciembre de 1981 en el contexto de la operación militar “Rescate de Morazán”. Esta operación inició el 08 de diciembre y culminó el 19 de diciembre de 1981, de acuerdo a múltiples fuentes consultadas.

¿Porqué el Ejército realizó la Operación Militar “Rescate de Morazán”?
Es de conocimiento público que la organización terrorista ERP había hecho de Morazán la principal retaguardia del FMLN durante los inicios del conflicto. Los periódicos La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy, en publicaciones hechas en noviembre y diciembre de 1981, explicaron que desde diciembre de 1980 el ERP había sido el responsable de la destrucción de la infraestructura eléctrica, destrucción de alcaldías y demás instituciones del gobierno en el área norte de ese departamento. Las únicas poblaciones que contaban con energía eléctrica esporádicamente eran Lolotique y Cacaopera, indicó la nota de La Prensa Gráfica en diciembre 10. Postes y torres de energía eléctrica permanecieron en el suelo por meses. Los servicios que dependían de energía eléctrica estaban en desuso, complicando la vida normal de los residentes en Morazán, de acuerdo a El Diario de Hoy el 1 de noviembre de 1981. Según las fuentes citadas, el gobierno de la república consideró necesario rescatar la zona por el bienestar de sus residentes, principalmente por los problemas de insalubridad y hambruna que estaban experimentando los pobladores. Fue en ese momento que se llevó a cabo la intervención del Ejército a través de la Operación Militar “Rescate de Morazán”.

¿Quién dirigió la Operación Rescate de Morazán?
El periódico La Prensa Gráfica fechado miércoles 9 de diciembre de 1981 indicó claramente que la operación militar “Rescate de Morazán” estuvo bajo el mando y supervisión del Coronel Jaime Ernesto Flores, en ese entonces Comandante de la Tercera Brigada de Infantería. Según la misma publicación, el Coronel Flores contó con el apoyo del Coronel Linares, Comandante del Regimiento de Gotera (Destacamento Militar No. 4). En base a otras publicaciones se deduce que el Coronel Flores y el entonces Ministro de la Defensa, Coronel José Guillermo García, fueron también los principales voceros de la operación militar.

¿Qué unidades militares participaron en dicha operación militar?
De acuerdo a La Prensa Gráfica con fecha 9 de diciembre de 1981, en la Operación Militar “Rescate de Morazán” participaron unidades de la Tercera Brigada de Infantería, el Regimiento de Gotera, la Brigada de Artillería, la Fuerza Aérea, la Guardia Nacional, la Policía de Hacienda, la Policía Nacional, Defensas Civiles y el recién creado Batallón de Infantería de Reacción Inmediata Atlacatl (BIRI Atlacatl). A este esfuerzo se agregó una unidad de la Quinta Brigada de Infantería.

¿Cuántos miembros de la Fuerzas Armada participaron en la Operación Militar?
Varios periódicos de la época reportaron la participación de entre 1,500 a 2,000 efectivos de la Fuerza Armada de El Salvador.

¿Es cierto que la Fuerza Armada bloqueó el acceso de personas y vehículos a Morazán? ¿Por qué?
Fueron precisamente los terroristas insurgentes del ERP los primeros en crear barreras para bloquear el acceso a la zona. El periódico la Prensa Gráfica del 10 de diciembre de 1981, indicó que se encontraron zanjas de 3 metros de ancho por 3 metros de profundidad en las calles que comunicaban la ciudad de Gotera con Arambala, Jocoatique, Perquín, Joateca y Meanguera. Asimismo, La Prensa Gráfica reportó en su publicación del 11 de diciembre de 1981, que los insurgentes habían cerrado las rutas de acceso con hondas trincheras y a la vez habían cortado las líneas telefónicas.

En las publicaciones antes mencionadas, se confirma que la Fuerza Armada también limitó, y en algunos casos bloqueó, el acceso a las zonas conflictivas por razones obvias. Retenes fueron establecidos en los principales puntos para evitar la fuga de los grupos insurgentes y el apoyo a los mismos, además de minimizar las posibilidades en que la población civil se viera afectada por el fuego cruzado, de acuerdo al mismo periódico.

¿Es cierto que en el caserío El Mozote murieron civiles de afiliación evangélica que nada tenían que ver con la guerra?
Todo apunta a que si murieron “civiles” de afiliación católica y evangélica en la batalla que se libró en el caserío El Mozote ¿Estaban ellos ligados a las actividades del grupo terrorista ERP? La respuesta es sí y así lo explicó el reporte del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América:

  1. El caserío El Mozote se ubica a unos 25 kilómetros al norte de San Francisco Gotera, la capital del departamento de Morazán. El caserío El Mozote se encontraba en el corazón de la zona bajo asedio constante de los insurgentes del ERP.
  2. La investigación confirma que los pobladores del caserío El Mozote estaban colaborando, de manera voluntaria o involuntaria, con los insurgentes.
  3. El reporte también reveló que los insurgentes movilizaron a sus simpatizantes dentro del área de influencia en el norte de Morazán para hostigar a las unidades militares de la Fuerza Armada mientras estos avanzaban en la zona.
  4. La fuerzas insurgentes se habían reestablecido permanentemente en el caserío El Mozote desde agosto de 1981.
mapa_morazan_mozote

Área de operaciones del ERP en Morazán, El Salvador

Con esto último se entiende que en el caserío El Mozote existía una base o un campamento del ERP.

Como se puede observar en el mapa adjunto, El Mozote era parte de las líneas defensivas del ERP. Dicho caserío era parte de una red de comunidades que jugaban un papel estratégico para los insurgentes terroristas.

¿Cómo y por qué se incorporó el BIRI ATLACATL a la Operación Militar “Rescate de Morazán”?

El BIRI Atlacatl fue helitransportado hacia la zona de Perquín, Morazán el 8 de diciembre de 1981. Su misión era el asalto al puesto de mando del ERP ubicado en el campamento de La Guacamaya al sur del caserío El Mozote. El asalto se dio con éxito el día 12 de diciembre, quedando desbaratado el bastión en la Guacamaya. La Radio Venceremos quedó fuera del aire por varios días cuando un transmisor y equipo técnico de esta misma fueron confiscados en el campamento Joya del Volcancillo en las cercanías de Jocoatique. Varias fuentes confirman esto último, incluyendo La Prensa Gráfica del 14 de diciembre.

El mapa interactivo adjunto ilustra los ejes de avance de todas las Unidades Militares que participaron en la operación “Rescate de Morazán”, tal y como lo relata el Capitán Abraham Alberto Marín López en su libro “Batallón Atlacatl: Génesis y Ocaso”.

¿Porqué ingresó el BIRI ATLACATL al caserío El Mozote?
Tal y como se puede observar en el mapa virtual, el caserío El Mozote era un punto en la ruta de la Agrupación 1 del BIRI Atlacatl hacia el campamento terrorista en La Guacamaya. El objetivo no era llegar al caserío El Mozote, sino más bien destruir el campamento de La Guacamaya. La razón porque se dio una batalla en el caserío El Mozote es estrictamente responsabilidad de las fuerzas terroristas del ERP.

¿Cómo se dio esa batalla en el caserío El Mozote?
De acuerdo a la versión compartida por el TCnel Domingo Monterrosa a periodistas, las fuerzas del BIRI Atlacatl avanzaron hacia La Guacamaya y estas fueron emboscadas a medida que se aproximaban al caserío El Mozote. Eventualmente los elementos del BIRI Atlacatl respondieron al fuego y entablaron combate, logrando deshabilitar la defensa enemiga con fuego de fusilería y múltiples disparos de calibre 90mm (bazuca). Al ingresar al caserío las tropas fueron nuevamente atacadas desde las casas en sus alrededores. Los del BIRI Atlacatl repelieron nuevamente el ataque, quedando el caserío parcialmente destruido.

El documento desclasificado del Departamento de Estado de EE. UU. y el libro del Capitán Abraham Alberto Marín López “Batallón Atlacatl: Génesis y Ocaso” revelan que las acciones combativas en el caserío El Mozote duraron aproximadamente cuatro horas.

¿Es cierto que el TCnel. Domingo Monterrosa ordenó y dirigió las acciones en el caserío El Mozote?
Falso. El TCnel. Domingo Monterrosa Barrios nunca dirigió y participó en las acciones que se dieron en el caserío El Mozote. Es conocido por muchos que el TCnel. Monterrosa estuvo fuera del área de operaciones por un período de 48 a 72 horas luego que las unidades del BIRI Atlacatl desembarcaron en los alrededores de Perquín. Técnicamente el no tuvo el mando de sus tropas durante las acciones en el caserío El Mozote. En términos militares, “no tener el mando de la tropa” significa que la responsabilidad del desempeño de las tropas recae en el oficial a quien se le transfirió el mando.

Está de más decir que el TCnel. Domingo Monterrosa negó en repetidas oportunidades a los miembros de la prensa internacional haber participado en las acciones en el caserío El Mozote cuando estos lo cuestionaban al respecto. Su testimonio puede ser verificado en las declaraciones que dio él durante la entrevista realizada en agosto de 1984.

Asimismo, el periodista Mark Danner, de clara afiliación izquierdista, comparte en “La Verdad Sobre El Mozote”  —libro que posteriormente fue traducido a “Las Luciérnagas en El Mozote”— el testimonio de un asesor militar norteamericano. Danner relata la conversación con el asesor:

“…no menos de diez asesores militares (norteamericanos) trabajaban en aquel entonces con el Batallón Atlacatl. De acuerdo a uno de ellos, unos días después de la masacre, habían telefoneado a la base del Atlacatl en la Libertad. ‘Llamaron y pidieron hablar con Domingo Monterrosa, querían conversar con él acerca de algo que había pasado durante el operativo’, me relató el asesor”.

El izquierdista Danner continúa narrando el testimonio del asesor americano y dice lo siguiente:

“Pero Monterrosa subió a su helicóptero y dijo: ‘Si quieren hablar conmigo, estaré allá con mis tropas’ y agregó: ‘si voy y dejo que hablen de esto, nunca podré hacer que alguien vaya al frente de batalla y pelee por mi otra vez’. A continuación, subió a su helicóptero y despegó de regreso a Morazán”

Es precisamente en ese momento que el TCnel. Domingo Monterrosa se embarcó de regreso a Morazán y retomó el control de sus tropas. Su instinto de guerrero y sus conocimientos en guerra contra-insurgente le permitieron deducir que la campaña de difamación estaba por comenzar.

¿Es cierto que el objetivo de la Fuerza Armada durante la Operación Militar “Rescate de Morazán” fue realizar una masacre en El Mozote?
Falso. Tal y como se explicó, el caserío El Mozote estaba en el eje de avance de la Primera Agrupación del BIRI Atlacatl y los terroristas habían establecido allí una posición defensiva para detener su avance hacia el campamento “La Guacamaya”. Esa es la única razón que explica el por qué los BIRI ATLACATL establecieron combate en el caserío El Mozote. Fueron precisamente las fuerzas de los insurgentes del ERP los que provocaron ese enfrentamiento.

¿Porqué el TCnel Monterrosa estuvo fuera del área de operaciones?
Se manejan varias versiones:

  1. Al TCnel. Domingo Monterrosa no le tocaba conducir las tropas del BIRI Atlacatl en la Operación Militar “Rescate de Morazán” puesto que el mando de dicha unidad se rotaba para evitar el desgaste físico y mental del personal.
  2. Al TCnel. Domingo Monterrosa se le ordenó salir del sector por diferencias con respecto a la conducción de la Operación Militar “Rescate de Morazán”.
  3. El TCnel. Domingo Monterrosa tuvo que salir en una misión oficial fuera del país.
  4. El TCnel. Domingo Monterrosa tuvo que incorporarse a una capacitación en San Salvador o en la sede del BIRI Atlacatl.

¿Significa lo anterior que el TCnel. Monterrosa no fue quien dirigió la Operación Militar “Rescate de Morazán”?
Como se explicó anteriormente, la Operación Militar estaba bajo el mando del Coronel Jaime Flores, quien en 1981 era el comandante de la Tercera Brigada de Infantería y Tercera Zona Militar. La Operación Militar “Rescate de Morazán” se dio dentro del sector territorial que a él le correspondía.

Se dice que en el caserío El Mozote murieron muchos niños, ¿por qué?
Las exhumaciones realizadas por antropólogos en el caserío el Mozote en 1992; es decir 11 años después de ocurrida la supuesta masacre, encontraron muchos restos de menores de aproximadamente 12 años de edad. Con respecto a lo anterior, no es ningún secreto que el FMLN, en violación de los más fundamentales derechos de la niñez, tenía la práctica de entrenar niños para la guerra. Estos eran entrenados política y militarmente.

La siguiente fotografía muestra claramente a tres de niños de 12-14 años posando para la cámara del fotógrafo Italiano Giovanni Palazzo. Esta y otras fotografías fueron publicadas por el blog El Faro en el año 2014.

Foto: Giovanni Palazzo/Museo de la Palabra y la Imagen.

El video adjunto elaborado por la Radio Venceremos en 1980, es decir, un año antes de los hechos en El Mozote, muestra con mucha claridad la abominable práctica de entrenar a los niños de Morazán para la guerra. Observen como a los niños se les entrenó para el uso de diferentes rifles de asalto y preparación de bombas.

Entendiéndose que en el caserío El Mozote existía una base de los insurgentes y que el ERP se aprovechaba de menores al entrenarlos para matar, no queda la menor duda que muchos de los restos de niños encontrados en El Mozote claramente podrían haber pertenecido al grupo de insurgentes que emboscaron a la Primera Agrupación BIRI Atlacatl. Lo único que separaba a estos niños y adultos de verse como combatientes o humildes campesinos era su armamento de guerra.

¿Es cierto que en El Mozote murieron más de 1,000 personas y que allí existía una escuela militar de la guerrilla?

PROXIMAMENTE

Fuentes:

  • Lydia Chavez (26 Aug 1984). EL SALVADOR’S MILITARY TRYING TO WIN PEASANTS AND BATTLES. The New York Times, A.1.
  • Museo de la Palabra (junio 1980). Morazán: Territorio Liberadio por el ERP. Enlace: https://www.youtube.com/watch?v=qGiFkD7Jhzg#t=18
  • Report on Alleged Massacre (1982). U.S. Department of State. Embassy San Salvador
  • Avanza Ejército en Zonas de Morazán (10 de diciembre 1981) La Prensa Gráfica, P.2
  • Inició Ayer Operación de Contrainsurgencia del Ejército (9 de diciembre de 1981) La Prensa Gráfica, P. 3
  • Zona del Norte de Morazán Completamente a Oscuras (1 de noviembre de 1981) El Diario de Hoy, P. 13
  • Captura Emisora Venceremos la F.A. (14 de diciembre de 1981) La Prensa Gráfica, P. 2

El blog de Domingo Monterrosa no es responsable de la opinión de sus colaboradores y los comentarios de sus visitantes.

Saturday

22

November 2014

0

COMMENTS

Los niños de El Mozote: Los niños combatientes del FMLN que bien podrían ser los niños de El Mozote

Written by , Posted in Historias/Prensa

Los niños de El Mozote: Los niños combatientes del FMLN que bien podrían ser los niños de El Mozote

Foto: Giovanni Palazzo/Museo de la Palabra y la Imagen.

El blog de Domingo Monterrosa no es responsable de la opinión de sus colaboradores y los comentarios de sus visitantes.

En noviembre de 2014, el blog El Faro, uno de los principales medios que han abogado por mucho tiempo a favor de las acciones terroristas del FMLN durante los años del conflicto  en El Salvador, publico una seria de imágenes captadas por un fotógrafo Italiano de nombre Giovanni Palazzo. Las fotografías revelan lo que los medios propagandísticos de la izquierda han callado durante décadas, el uso indiscriminado de niños en el conflicto de El Salvador, Centro América. Esta abominable practica refleja varios puntos:

  1. La falta de combatientes dispuestos a unirse a la locura violenta del proletariado del FMLN durante los años conflictivos
  2. La complicidad de organizaciones de derechos humanos al no denunciar e investigar esta práctica
  3. La mente perversa y atentatoria de los dirigentes del FMLN a los más fundamentales derechos de los niños de El Salvador. Reclutar y entrenar a niños para cometer actos terroristas y eventualmente conducirlos a la muerte es deplorable

La fotografía adjunta ubica a los niños combatientes en Morazán, 1983. La marca en el fusil claramente indica la afiliación a la organización ERP. ¿Podrían ser estos como los niños de El Mozote que fallecieron meses antes de que la imagen fuera captada? ¿Dónde está la Fiscalía General de la Republica para investigue estos casos de abuso infantil?

Es de lamentar que el periodista autor de la nota de El Faro señale descaradamente a la Fuerza Armada de El Salvador como culpable de haber enlistado a niños dentro del ejército. Cabe aclarar que dicha aseveración es falsa pero lo central es que todo salvadoreño debería de indignarse al enterarse que El Faro evade culpar al FMLN por el uso irresponsable de niños en un conflicto. Según la misma publicación, se estima que un 18% de los elementos del FMLN durante el conflicto eran niños.

Hacha Cuscatleca

 

Saturday

8

November 2014

0

COMMENTS

¿Por qué Domingo Monterrosa muere pobre y los grandes líderes partidarios no saben qué hacer con sus fortunas?

Written by , Posted in Editorial

¿Por qué Domingo Monterrosa muere pobre y los grandes líderes partidarios no saben qué hacer con sus fortunas?
Por Guido Miguel Castro

El blog de Domingo Monterrosa no es responsable de la opinión de sus colaboradores y los comentarios de sus visitantes.

Hace 30 años ofrendó su vida en el cumplimiento del deber y muchos inviernos han pasado pero las cosas no han cambiado mucho.

Se firmó una supuesta paz que solo inició una guerra más terrible, porque aquella en la que murió era ideológica, y la actual es una guerra social, pero los promotores de la misma son los mismos.

En aquel momento, los terroristas del FMLN exacerbaron los odios sociales alegando que existía injusticia y que unos pocos explotaban a las grandes mayorías populares. Ahora, los que entonces elevaban su voz denunciando la “injusticia social”, ahora son los nuevos burgueses que detentan el poder y que acumulan la riqueza estatal en detrimento de los pobres.

El funeral del ex terrorista Centeno fue una muestra de lo que es ahora la nueva oligarquía, cientos de camionetas full extras, del año y de todas las marcas de lujo, llenaban las instalaciones de los Funerales Modernos, para homenajear a un antiguo terrorista. Ahora los dineros del Estado, que deben servir para educación, salud y seguridad, le pagan los “gustos” a los antiguos terroristas que se dan el lujo de desconocer a sus antiguos combatientes.

El país está huérfano de un verdadero liderazgo, la clase política, que se aprovechó de la paz firmada por el gobierno de Crisitiani, solo piensan en sí misma, y el pueblo le sale sobrando.

Mucho se ha criticado a los gobiernos militares, pero si ponemos en la balanza los resultados de los gobiernos “democráticos” y de los gobiernos de 1931 a 1979, encontramos un balance positivo a favor de los segundos.

Verdaderas instituciones en favor de la gente como el IVU, el ISSS, el FSV y el IRA se contraponen a privatizaciones como las de las telecomunicaciones y negocios como el de ALBA PETRÓLEOS, que han desarrollado un ejército de nuevos ricos. Analicemos en base a resultados.

Los actuales y recien pasados gobernantes, solo pensaron en la clase social y económica que los había patrocinado para llegar al poder, es todo lo que les importa, el pueblo no les importa, cada ciudadano solo vale un voto para ellos, y por eso cada vez es menor la participación electoral.

El país necesita de líderes como Domingo Monterrosa Barrios, que pensaban primero en el cumplimiento del deber, y después o nunca, en el bienestar personal.

¿Por qué Domingo Monterrosa muere pobre y los grandes líderes partidarios no saben qué hacer con sus fortunas?
Sencillo, porque él cumplía con su deber y ellos buscan cómo valerse de su poder.

Domingo Monterrosa le causa molestia a la izquierda, porque saben que él era un verdadero soldado, un verdadero patriota, y ellos han demostrado que solo eran unos piratas que pretendían alcanzar el poder para aprovecharse en beneficio propio.
¿Qué han demostrado los dos gobiernos de izquierda? La misma corrupción e incapacidad de los gobiernos de la derecha. ¿Por qué? Porque les ha faltado patriotismo, disciplina y orden. No hay concepto de autoridad y la gente no les respeta.

La seguridad pública la han puesto en manos de incapaces y corruptos, y además, hicieron de la delincuencia un negocio, porque ven todo desde la óptica mercantilista, buscan un beneficio de cualquier situación y el pueblo les sale sobrando.

Desgraciadamente, pareciera que a la Fuerza Armada la han subyugado de tal manera, que ya no podemos esperar los liderazgos de antes como el de un General Martínez, un Osorio, un Chema Lemus, un Julión Rivera o un Domingo Monterrosa Barrios, de esos ya no se producen en nuestra Escuela Militar. Ahora se enseña la sumisión hasta del más incapaz de los gobernantes, como es el caso actual.
¿Hasta adonde llegará nuestra Patria? Estamos a merced de los delincuentes terroristas como en los años 80, y lo que es peor, con un gobierno permisivo que los protege y que entra en negociaciones con ellos como si se tratara de verdaderos héroes de la libertad.

Es necesario que el pueblo se pronuncie, por las redes sociales, por los medios de comunicación social, por la plaza pública, es necesario que haga oír su voz para que este estado de cosas no continúe así, o simplemente esperar el desarrollo de una guerra civil de pronóstico reservado.

Debemos hacer brillar nuevamente el honor que defendió y demostraron hombres como Domingo Monterrosa y todos los verdaderos héroes de la Fuerza Armada, que desde 1824, han demostrado que el Ejército vivirá mientras viva la República, o mejor dicho, la República sobrevivirá mientas viva el Ejército.

Por la Patria y con Dios.

Saturday

1

November 2014

0

COMMENTS

A 30 AÑOS DE LA MUERTE HEROICA DEL TTE. CNEL. DOMINGO MONTERROSA BARRIOS

Written by , Posted in Editorial

Si hubiera existido una bomba en el transmisor decomisado a la guerrilla, como falsamente lo han hecho creer los terroristas del FMLN, el Tte. Cnel. Domingo Monterrosa hubiera volado en pedazos, ya que iba sentado sobre él. Esta fue una versión que el terrorista Joaquín Villalobos y su grupo terrorista ha difundido desde entonces para adjudicarse el supuesto asesinato de Domingo Monterrosa Barrios.

A 30 AÑOS DE LA MUERTE HEROICA DEL TTE. CNEL. DOMINGO MONTERROSA BARRIOS
¡JURÓ CUMPLIR Y CUMPLIÓ!
Por Guido Miguel Castro
Corría el 23 de octubre de 1984, a finales de la época lluviosa y a mediados de la guerra contra la agresión comunista de los terroristas del FMLN en El Salvador. Era un día nublado en la parte norte de Morazán, en la población de Joateca. En ese lugar se encontraba instalado el puesto de mando de la Operación “Torola IV”, dirigida por el Teniente Coronel Domingo Monterrosa Barrios, con el indicativo “Carlos”, entonces Comandante de la Tercera Brigada de Infantería, que ahora lleva orgullosamente su nombre. La operación militar estaba apoyada por diversas unidades militares, principalmente por el Batallón de Infantería de Reacción Inmediata “Atlacatl”, entonces comandado por el Tte. Cnel. Napoleón Herson Calito y el Mayor José Armando Azmitia Melara.

El día anterior, una patrulla del Atlacatl trabó combate con una unidad guerrillera que daba protección a la retaguardia del personal de la llamada “Radio Venceremos” de la guerrilla del ERP, quienes dejaron abandonado en la huida, un transmisor de esa radio clandestina, el cual fue trasladado de inmediato al puesto de mando del Ejército.

El Mayor Azmitia y el Cnel. Vasconcelo revisaron el transmisor, en la parte de atrás de la Iglesia de Joateca, en prevención de que se tratara de una bomba “caza bobos”, antes de ser trasladada a San Miguel, para ser presentado a la prensa nacional e internacional. No era la primera vez que los terroristas perdían estos trasmisores, y siempre los reponía con otros que tenían escondidos en diversos lugares mientras retransmitían desde Managua.

La operación estaba llegando a su final y ese día, el Teniente Coronel Domingo Monterrosa realizó acción cívica con la población rescatada de las garras terroristas, brindando atención médica, repartiendo víveres y brindando el consuelo espiritual con la celebración de la Santa Misa celebrada por el sacerdote católico Carlos René Guillén, auxiliado por su sacristán, Juan de Dios Andrade.

En horas de la tarde, llegaron a Joateca, para trasladar a nuestro héroe, el Sub-Teniente Piloto Aviador Mauricio Arturo Duarte Arévalo junto a su copiloto el Teniente Piloto Aviador Oscar Rafael Villegas Guevara y Arturo Armentori Aparicio Erazo. El UH-1H, como todos los que estaban de servicio en el conflicto, eran naves donadas por los Estados Unidos de los desechos de Vietnam, naves que ya habían cumplido su vida útil, pero nuestro Héroe, a pesar de saberlo, no escatimaba esfuerzos y riesgos en el cumplimiento del deber.

La demanda de traslado a Gotera y San Miguel era mucha, y la capacidad del helicóptero era limitada, alrededor de una tonelada de peso. En los dos primeros intentos no logró elevarse y hubo que reducir la carga, por lo que bajaron algunos de los pasajeros, entre ellos el Cnel. Vasconcellos y el asistente del Coronel Monterrosa. Aún no había llegado su hora.
Al tercer intento el pájaro tomó altura y realizó un giró a la izquierda. Segundos después se escuchó un gran estruendo y se observó un gran destello en el cielo.

Había ocurrido una explosión en la parte superior del aparato y al quedar destruido el rotor, el aparato se precipitó a tierra en una hondonada, dejando a su paso un rastro de fuego y los cuerpos de sus ocupantes esparcidos a lo largo del trayecto mortal de la nave, quedando atrapados en su interior solo los pilotos de la aeronave.

El Coronel Monterrosa estaba quemado totalmente en su parte derecha, el lado que nuestro héroe llevaba expuesto hacia el exterior del helicóptero, en otras palabras, el lado que quedó directamente en contacto con la combustión generada por la explosión y los efectos de la onda expansiva.

Si hubiera existido una bomba en el transmisor decomisado a la guerrilla, como falsamente lo han hecho creer los terroristas del FMLN, el Coronel Monterrosa hubiera volado en pedazos, ya que iba sentado sobre él. Esta fue una versión que el terrorista Joaquín Villalobos y su grupo terrorista ha difundido desde entonces para adjudicarse el supuesto asesinato de Domingo Monterrosa Barrios.

Villalobos y Monterrosa eran enemigos a muerte, y ningún mejor trofeo de guerra para el terrorista, que adjudicarse ese asesinato en un procedimiento de película como el que difundieron en el panfleto titulado “Mil y una historias de la Radio Venceremos” editada por los jesuitas de la UCA.

Dos días después del asesinato, un periodista del periódico español “El País” informó que “”””“El teniente coronel José Domingo Monterrosa de 43 años, considerado como el mejor estratega del Ejército salvadoreño, murió el martes al ser derribado por la guerrilla un helicóptero militar. La emisora rebelde Radio Venceremos informó que la emboscada corrió a cargo de unidades guerrilleras especiales, infiltradas en una zona que ocupaba el ejército. Varias ametralladoras concentraron su fuego contra el aparato cuando despegaba con jefes militares a bordo. Murieron 14 personas, entre ellas dos tenientes coroneles, dos mayores y tres subtenientes. El ejército atribuyó el hecho a fallos mecánicos, aunque no descartó que se hubiera producido por disparos de la guerrilla.

El ataque tuvo lugar a las 16:50 horas en las cercanías de Joateca, departamento de Morazán. El Teniente Coronel Monterrosa, era jefe de la III Brigada. Junto al Tte. Cnel. Art. DEM Domingo Monterrosa Barrios murieron heroicamente, ofrendando su vida por la patria, los siguientes héroes:
Tte. Cnel. Art. DEM Napoleón Herson Calito
Mayor Art. DEM José Armando Azmitia Melara
Mayor Inf. Nelson Alejandro Rivas
Sub-Tte. PA Mauricio Arturo Duarte Arévalo
Tte. Cdte. Piloto Oscar Rafael Villegas Guevara
Tte. Cdte. Piloto Arturo Armentori Aparicio Erazo
Soldado Art. Miguel Ángel Menjivar Guillén
Soldado Art. Manuel de Jesús Gómez Martínez
Sacerdote Carlos René Guillén
Sacristán Juan de Dios Andrade
Periodistas de COPREFA:
Sr. Joaquín Baltazar del Tránsito Reyes
Sr. René Mauricio Quintanilla
Sr. Juan Paulino Rivas
¡Murieron por la Patria!

Según la Orden General No. 4 del Ejército, de fecha 31 de octubre de 1984, el Tte. Cnel. De Art. DEM Domingo Monterrosa Barrios “causa baja por HABER FALLECIDO HEROICAMENTE EN ACTOS DEL SERVICIO, poniendo de manifiesto su alto espíritu de sacrificio en beneficio de la Patria.

Domingo Monterrosa nos deja la herencia de una vida consagrada al servicio a su País, al Ejército a quien amó como a su propia familia, no deja el ejemplo de una vida de sacrificio en la que no escatimó esfuerzo en el cumplimiento del deber.
La Patria actualmente exige el surgimiento de líderes como Monterrosa, sin embargo, estamos huérfanos de ello frente a la agresión del comunismo internacional, que bajo los ropajes de una supuesta democracia, sigue persiguiendo el antiguo objetivo de destruir a la República.

Los hijos de Monterrosa estamos en el deber de impedir que el trapo rojo del comunismo llegue a ondear en lugar del Pabellón Nacional por el que ofrendaron su vida miles de nuestros jefes, oficiales, clases y soldados.
¡¡¡¡¡Por la Patria y con Dios!!!!!!

Monday

4

August 2014

0

COMMENTS

DOMINGO MONTERROSA BARRIOS: HOMBRE, SOLDADO Y HÉROE

Written by , Posted in Editorial

Domingo Monterrosa y el pueblo Salvadoreno

Domingo Monterrosa y el pueblo Salvadoreno

Domingo Monterrosa fue un hombre del pueblo, se superó con esfuerzo propio, abrazó y amó su carrera militar, murió por su Patria, fue un padre ejemplar y un ciudadano como no ha tenido nunca la República salvadoreña.

 

Por Guido Miguel Castro
Este día, el Teniente Coronel Domingo Monterrosa Barrios habría cumplido 74 años de edad, y estoy seguro, gozaría de buena salud y quizás, el país tendría un líder en quien apoyarse en estos momentos de crisis.

Nació en cuna humilde el 4 de agosto de 1940 en la ciudad cafetalera de Berlín, en el departamento de Usulután. Mientras sus hermanos trabajaban para sacar adelante a la familia, tanto en los Estados Unidos como en la agricultura, él se dedicó a estudiar y con grandes sacrificios, se trasladó a San Salvador para graduarse en el Liceo Salvadoreño como Bachiller en ciencias y letras. Ingresó a la Escuela Militar y rápidamente se destacó entre los miembros de su promoción por su dedicación al estudio, su destreza física y su empeño, como reflejo por su amor a la carrera de las armas. Había nacido para ser militar, como un antiguo guerrero de raigambre, y la historia probó que entró al Ejército para cumplir al pie de la letra el juramento a la bandera que hiciera al inicio de su carrera, defenderla…”aún a costa de vuestra propia vida”.

Participó con honor en la Guerra contra Honduras evitando cualquier abuso por parte de la tropa confiada a su mando. Fundó el Batallón Aerotransportado en 1978, y en 1981, el Estado Mayor le confió la formación del mejor Batallón de Infantería de Reacción Inmediata de la historia militar salvadoreña, que tomó el nombre del héroe mítico precolombino, el Príncipe Atlacatl el joven, cuya figura aparece en el parche que distinguía a dicha unidad militar.
Su liderazgo contagió a sus hombres, tanto en la instrucción militar, cuando los llevaba al límite de la resistencia física, como en el combate directo, cuando luchaba a la par de ellos impartiendo órdenes en medio del fragor de los más cruentos combates. Parecía que había perdido el miedo, pero la verdad es que combatía con el cumplimiento del deber a toda costa como emblema y sabía que cualquier día se encontraría cara a cara con la muerte a la que mantenía muy ocupada despachándole bastantes terroristas.

Murió como hombre al cumplir con su deber de forma extraordinaria. En la antigüedad los pueblos creaban leyendas de sus héroes, dibujándolos como detentadores de grandes cualidades como fuerza, hidalguía, belleza, arrojo y valor. Domingo Monterrosa no necesitó de leyendas ni de sobredimensión de sus cualidades personales, porque él ya las había forjado y demostrado en la realidad. Los testigos todavía están vivos, tanto entre sus camaradas de armas como entre sus enemigos, y sobre todo en el pueblo que lo trató personalmente. Ello lo llevó a ganarse gratuitamente muchos detractores, pero eso nunca le quitó el sueño, se dedicó solamente a cumplir con su deber y nunca se ocupó de sí mismo. De hecho murió pobre, a sus hijos solo pudo heredarles su educación y el honor de ser su padre y de haberles enseñado a vivir con honestidad y cumpliendo con su deber.

Fue un hombre del pueblo, se superó con esfuerzo propio, abrazó y amó su carrera militar, murió por su Patria, fue un padre ejemplar y un ciudadano como no ha tenido nunca la República salvadoreña.

Fue un soldado a carta cabal, un modelo a seguir y fue un héroe porque cumplió con su deber de manera extraordinaria.

Su vida ha estado rodeada de la incomprensión generada por las mentiras sembradas por sus enemigos debido a las derrotas que les causó desde los inicios del conflicto armado.

La mejor prueba de la nobleza de su vida fue el impacto que causó su muerte de manera trágica en un accidente aéreo todavía no esclarecido. Estoy seguro que la historia le dará su sitial de honor en el altar de la prueba y que las futuras generaciones de ciudadanos y militares sabrán encontrar en él un modelo a seguir para reconstruir la Nación Salvadoreña con la que él siempre soñó y luchó.

Por la Patria y con Dios